IRÁN NECESITÓ 98 MINUTOS PARA DOBLEGAR CON JUSTICIA A GALES

Con este resultado, Irán está más cerca de Octavos de Final pese a la derrota ante Inglaterra

Irán se reveló, mostró la cara oculta en su debut y necesitó 98 minutos de juego para hallar a la diosa fortuna que se le escapaba. Tanto la buscó que le respondió con dos goles en la compensación ante un que Gales no vino al Mundial. Justicia tardía.

Los asiáticos extraviaron la suerte con el gol: uno bien anulado por fuera de juego y hasta una jugada de doble poste. Vendaval sin consecuencias.

Roberts prendió centro a media altura que Moore pescó de derecha a primer poste, era el aviso galés, pero el meta asiático apareció soberbio con un manotazo para silenciar el grito. Irán siempre respondió y a pesar de no tener tanta posesión, fue mejor, más punzante. Incluso tuvo la anotación.

Azmoun robó, tiró una pared y en vez de chutar al marco, cedió a Gholizadeh, quien envió a la red con un empujoncito. Pero el último pase estaba en fuera de lugar. Todo bien, excepto el importante. Del gozo al pozo la afición iraní tras la revisión en el VAR.

Aún con las restricciones de viaje por la tensión política entre Qatar e Irán, vecinos separados sólo por el Golfo Pérsico, las banderas verde, blanco y rojo y los gritos de apoyo al equipo de Carlos Queiroz fueron mayoría. Un tambor con centro rojo puso el ritmo con el que las palmas chocaban en el Ahmed bin Ali.

Y tuvo otra Azmoun antes del descanso, pero Rodon arrebató por poco el remate frente a marco tras servicio por abajo. Gales se notó incómoda, porque Irán mostró el rostro que la hizo protagonista de Asia, más relajada y obligada a sumar para no quedarse en el Grupo B. Bale no gravitó.

Los palos le negaban el gol a los asiáticos, Azmoun tuvo el santo de espaldas: tiro al vertical derecho de Hennessey y el tercer remate, al mismo. La fortuna lo abandonó. Y la siguió buscando. Requierió la expulsión del portero galés y ocho minutos de agregado: Cheshmi recibió fuera del área y pegó de parte interna un obus ajustado al palo que superó a Ward, con todo y desvío. Hubo más: al 110’ montó contragolpe para que Rezaeian definiera con clase el 2-0 milagroso. Justicia absoluta.

Leave a Reply

Your email address will not be published.