‘LA CULPA NO ES DEL TATA, NO HAY JUGADORES DE NIVEL’…

El exguardameta pidió confiar en el estratega debido a la experiencia que tiene en Mundiales

Gerardo Martino ha sido sumamente criticado en los últimos meses debido a las convocatorias para los enfrentamientos de la Selección Mexicana, por lo que el dar la lista definitiva para el Mundial de Qatar 2022 no fue la excepción.

Sin embargo, para Jorge Campos las críticas al entrenador del Tri son injustas, pues considera que actualmente no hay jugadores en buen nivel. Además, aseguró que el hacer los llamados es complicado para el argentino por la cantidad de extranjeros que hay en la Liga MX.

“Martino para nada es el culpable de todo. Todos van contra el entrenador, pero no estuvo hace 15, 20 o cinco años. ¿De dónde va a sacar jugadores con 10 extranjeros? Decían que llamaran a jugadores del Atlas, pero ese equipo ganó el bicampeonato con ocho extranjeros y cuatro mexicanos”, declaró en entrevista con ESPN.

En ese mismo sentido, Jorge Campos pidió que se le apoyara al Tata Martino durante el Mundial de Qatar 2022 debido a la experiencia que tiene en otras Copas del Mundo, donde incluso ha jugado los Cuartos de Final.

“¿El Tata qué culpa tiene de todo esto? Todo va contra él y no sabe qué decir o comentar, porque no hay jugadores de nivel. Cualquiera puede estar en selección, porque si destacan dos semanas ya el técnico puede verlos. Hay que confiar, al menos, en él, porque vivió mundiales con otras selecciones”, agregó.

Por último, el ahora analista pronosticó el torneo que hará la Selección Mexicana, donde aseguró que obtendrán buenos resultados, sin embargo, pidió que se pensara en el siguiente proceso cuando el Tri termine su participación.

“El Mundial es totalmente diferente que eliminatoria y es otro mundo. Hay que estar preparado para esos juegos y hay que esperarlo para que trate de hacer lo que hizo con otras selecciones. Creo que nos irá bien y pensar en lo que viene. Tenemos tres años”, sentenció.

Leave a Reply

Your email address will not be published.