PUMAS CON APLASTANTE VICTORIA ANTE QUERÉTARO

El partido finalizó 4 a 1 a favor de los auriazules

Los Pumas de Lillini parecen haber recuperado la memoria y justo cuando más lo necesitaban, pues ganaron, golearon, se reconciliaron con su gente y quienes debían hacer los goles que tanto les han faltado reaccionaron: Salvio y Dinenno, quienes al lograr el 4-1 mantienen a los universitarios con la posibilidad latente de calificar, aunque su segunda victoria del torneo llegó 10 fechas después (la primera fue en la J3 1-0 a Necaxa).

Y llegó el enfrentamiento entre sotaneros; Pumas en el 17 y Querétaro en el 18. Ambos ávidos de ganar, aunque en el papel los felinos aparecían como favoritos por únicamente tener dos puntos más que su rival en turno, y así lo demostraron cuando al minuto 25, César Huerta le mandó la pelota a Eduardo Salvio, quien la mandó al fondo de la red dando el triunfo parcial a Universidad con el que fue el segundo gol del ‘Toto’ en México.

Pero tal y como les ha ocurrido a lo largo del torneo, Pumas no pudo, no supo cuidar su ventaja y poco antes de que terminara el primer tiempo (42′) Ángel Sepúlveda con un cabezazo perfecto marcó el gol del empate a uno.

Entonces, la esperanza auriazul llegó. Andrés Lillini mandó al campo a Juan Ignacio Dinenno quien entró de cambio y tuvo la noche de ensueño que tanta falta le hacía, pues dos de los tres goles auriazules fueron suyos.

El argentino hizo por la pelota, se fue solo y anotó, pero el susto que se llevaron todos los Pumas cuando parecía ser anulado por fuera de lugar, pero el VAR, al darlo por válido, le devolvió la alegría al ‘Comandante’ quien festejó con alegría desbordada y lo que le faltaba por celebrar.

Pocos minutos después y tal y como ha ocurrido en partidos pasados, Dani Alves con un centro le puso a Dinenno la pelota en los pies, pero esta vez el argentino no la desperdició y anotó el tercer gol auriazul del partido y su doblete de la noche, pero además por fin el astro brasileño supo lo que era ganar con Pumas porque en ocho juegos desde que él llegó, no lo habían logrado.

Y la mejor forma de cerrar la noche fue cortesía de Jorge Ruvalcaba, quien fue el autor del cuarto gol y con el que el Estadio Olímpico Universitario acabó ovacionado a su equipo, el cual sigue vivo de cara a la Liguilla.

Leave a Reply

Your email address will not be published.